martes, 16 de septiembre de 2008

Está creciendo

Septiembre nunca fue tan estudiantil como ahora. No por lo menos para mí, y creo que a muchos nos está pareciendo así. Durante las últimas semanas las ideas que tenía acerca de la universidad, la educación, la participación, el conocimiento, la política han tomado otros colores. Desde mi humilde casita de la facultad de Ciencias sociales, empiezo a atar cabos que siempre estuvieron muy sueltos en mi concepción de la experiencia universitaria.
Algo venía creciendo pero entre los ir y venir por los pasillos no nos dábamos cuenta. O si, aunque parecía mas de lo mismo. Pero desde hace diez días para acá las facultades de la UBA se unieron en contra del deterioro de la educación académica: miles de docentes ad- honores o con sueldos mínimos, proyectos de arancelamiento, pésimas condiciones de cursada, sedes con emergencia edilicia y miles de estudiantes, planes de estudio atrasados, etc., etc.
Docentes y estudiantes se unen para realizar planes de lucha conjunta; facultades que habitualmente no tienen interacción se juntan con un objetivo en común; estudiantes agrupados y no agrupados convergen en asambleas para debatir los problemas de cada facultad. Aunque otros muchos continúan con los vicios de la inacción, el desinterés y la práctica pasa-materias, nuevos aires se respiran en la Universidad.
Y en eso nos encontramos con las escuelas secundarias que también están esto de buscarle la vuelta a la defensa de algo tan básico como la educación. Así, chiquitos como uno los ve.
Pucha que somos muchos! No parecíamos tantos… y así de un día para el otro los pasillos se llenaron de proyectos, de ideas, de planes, de diseños, imágenes, los bancos se sacaron a la calle, se dieron clases publicas, se tomaron las facultades, se armaron asambleas, comisiones de trabajo, marchas, etc., etc.
Y esa palabra difícil, guardada en el fondo del cajón, empezó a tomar sentido. Participación. Una palabra que se vuelve carne, mira vos… yo eso nunca lo había visto. Y menos en la Universidad, donde uno corre la carrera de la carrera. Sin embargo está creciendo.
Esto me trae otra palabra a la mente: pertenecer. Y ahí el nudo de mis anteriores cabos sueltos. Participar trae de yapa el sentirse parte de un colectivo… y resulta que este colectivo es bien grande. Ser estudiante es más que miles de apuntes. Mucho más.

Participar y Pertenecer: un amor de primavera que anda dando vueltas.


Por Laura V. Milano


2 comentarios:

Leandro dijo...

Excelente Laura, sabias palabras las suyas para expresar lo que ha de acontecer en la Universidad de Buenos Aires.
Fuerza Estudiantes!!!

Luna dijo...

Bueno, entonces si somos muchos hay que juntarse mas seguido, hacerse el tiempo para este tipo de causas y hay mas aguardando. Sin dogmatismo, juntandose por ideas concretas en donde salgamos enriquecidos todos, en el sentido no solo de la praxis sino tambien del conocimiento. La forma de estudio y la defensa de la educacion publica es parte del aprendizaje.