martes, 9 de noviembre de 2010

La abanderada de los ignorantes

Estamos debatiendo sobre la participacion y sus dificultades. El otro día me tropecé con el blog de Miranda Malasaña, muy bueno!
Aqui les comparto un texto que me gustó mucho y que tiene que ver con estos temas:

Ayer escuché a una chica, militante política, decir en un programa de televisión: "Si sos joven y no militas, qué estás esperando?". Me quedé mirandola fija, después viré la mirada hacia el piso y me quedé pensando. Callada, por dentro y por fuera. Militar. Cómo, por qué, por quién.Se murió Nestor y yo no sé qué pensar. Me defino tristemente como una ignorante. Alguien que intenta dejar de serlo, pero no puede. Alguien que busca oír campanas, que intenta con todas sus fuerzas no tirar para el lado más fácil. Alguien que quiere saber la VERDAD, la posta. Alguien que quiere armar un bandera y gritar a favor de alguien.Pero aún no lo logro, porque no entiendo nada, porque todo me confunde, porque todo me huele sospechoso, la derecha, la izquierda, arriba y abajo.Y me pregunto, donde nos situamos los ignorantes. Dónde estamos?

Una vez me dijo uno de mis hermanos, algo asi como, no tomar una postura, es tomar una postura en sí. Que si una lancha se queda en medio del mar, sin motor, no se queda en ese lugar, sino que se mueve, indefectiblemente para algun lado. Entonces yo pienso, para qué lado voy, para donde está yendo mi lancha sin motor? Me muero de ganas de prenderlo y darle derecho a la dirección elegida. No está bueno, queridos compañeros ignorantes como yo, quedarse ahí, en medio del mar diciendo: ni idea. No está bueno no poder opinar, no poder llevar una camiseta.No está bueno repetir palabras que escuchamos en la mesa, como si fueran nuestras. No está bueno hoy llorar a Nestor porque sí, no está bueno odiarlo, porque es lo que escuchamos y leemos. No está bueno ser ciudadano, mayor de dieciocho años, y no saber a quién votar, porque no tenemos ni idea qué es la política.

Hoy no pensé en Nestor. Hoy pensé en los argentinos, en el champagne de los que festejan, en el llanto de los de plaza de mayo, en las peleas, en el fervor, en la disparidad, en la ironía. En la lógica, en la razón y en los sentmientos. Y pensé sobre todo, en los que no sabemos qué pensar. ¿Qué mierda estamos esperando?

Verlo en http://tanmalnoestamos.blogspot.com/

2 comentarios:

Azul dijo...

Me impacto mucho lo que escribió Miranda. Escuché de todo en torno a la muerte de Kirchner, la plaza, el llanto, el dolor, el festejo de otros, las dudas de si fue verdad o no su muerte...ridiculeces muchas pero otras eran emociones sentidas y autenticas. Sin embargo, de todo lo que vi y oí nunca una reflexión como ésta sobre el no saber que pensar ni que posición tomar. El relato me hizo participar un poco del dolor por esa ignorancia, pero al mismo tiempo una búsqueda intensa de algo, aun sin saber que... creo que "participar" empieza por animarnos a involucrarnos con otro, con otros, con lo diferente, con lo que no pertenece quizás a nuestro pequeño mundo. Involucrarnos, dejarnos afectar y que eso mueva a la acción.. por lo menos, a mi me resulta!

MaRo dijo...

Creo que hay una marea enorme, entre la que me incluyo de "ignorantes apolíticos" o "Apartidarios" y creo que tiene que ver por un lado con algo de decepción sobre las instituciones y los hombres de la política; por otro lado, un pasado no muy lejano en el que se nos inculcó el No te metas! quizás esa generación de jóvenes que hoy somos padres apolíticos, no ayudamos mucho. Pero por otro lado, veo de manera esperanzadora, esta "ignorancia" sin bandera y sin una remera y un único camino, porque habla creo de cierta madurez cívica, cierta desconfianza respecto de las posturas rígidas e inflexibles y parece ir más por el camino de la diversidad, de aceptación de las ideas todas y de buscar el bien común por sobre cuestiones partidarias. Quizás participar en algún proyecto que nos represente, en una ONG o Asociación Civil, en una movida que incluya las necesidades de otros pueda ser un comienzo, después creo, con el tiempo, se irán definiendo posturas que por críticas, no tiene por que ser rígidas y meramente opositoras. Creo que dejar de restar y empezar a sumar es un buen camino.